Virgen de los Remedios + Oraciones y Cantos

  Novena y Cantos propios de la

Santísima Virgen de los Remedios
Patrona y Alcaldesa Perpetua de Jimena
Oración inicial
     ¡Oh Virgen poderosa de los Remedios! Alegres llegamos a vuestras plantas, como el hijo acude al regazo de su madre, en donde encuentra amor y protección. Somos vuestros hijos y ciframos nuestra dicha en teneros por Madre. Remediad todas nuestras necesidades, y alcanzadnos de vuestro Santísimo Hijo la paz de este mundo y la gloria eterna. Amén.

Tres Ave María… pídase la gracia que se desea alcanzar con esta novena.
Oración final
Reina del Cielo y Madre nuestra, Virgen Gloriosísima de los Remedios: a vuestra presencia acudimos llenos de necesidades corporales y espirituales. Socorrednos en todas ellas, y como en otro tiempo os mostrasteis tan cariñosa con vuestro devoto Luis, y tan generosa con vuestro pueblo, mostrad también ahora que sois nuestra madre, y nos habéis elegidos por hijos vuestros. Jimena se ha visto libre de terremotos y epidemias por vuestra protección. Seguid, Señora, dispensándonos vuestro favor, y hacer que, firmes en la fe y en vuestro amor, consigamos la salvación eterna. Amén
Cantos para cada día de la Novena

A tus plantas con ardor
tu pueblo acude ferviente:
    muéstranos, Madre clemente, 
las finezas de tu amor.
I
Tienes tu trono sagrado 
en Cánava deliciosa,
donde siempre generosa
con tu pueblo te has mostrado:
Agradecido al favor
llega a tus pies reverente: 
muéstranos, Madre clemente,
las finezas de tu amor.
II
Como a su Madre y Patrona,
Jimena fiel te venera 
y en su devoción espera 
de tus manos la corona. 
Oye el piadoso clamor 
de su fe viva y ardiente:
 muéstranos, Madre clemente,
las finezas de tu amor.
III
El agua brota abundante 
del Arca que tú nos diste: 
madre generosa fuiste
 con este tu pueblo amante. 
No olvidamos el valor 
de tan precioso presente:
muéstranos, Madre clemente,
las finezas de tu amor.
IV
En ti, Jimena ha buscado
en sus penas y aflicciones
la paz, y tus bendiciones,
y nunca las has negado.
Tú mitigas el dolor
que el alma angustiada siente:
muéstranos, Madre clemente,
las finezas de tu amor.
V
Con la esencia de las flores
que crecen junto a tu ermita,
Virgen sagrada y bendita,
recibe nuestros amores.
En nuestro pecho, el candor,
haz que viva floreciente:
muéstranos, Madre clemente,
las finezas de tu amor.
VI
Eres, Madre de pureza,
consuelo del afligido;
tú levantas al caído
y ayudas en su flaqueza:
de la virtud el olor
purifique nuestro ambiente:
muéstranos, Madre clemente,
las finezas de tu amor.
VII
Eres el remedio santo
del que a tus pies reza y llora,
del que protección implora
bajo tu sagrado manto:
Por ti nos da el Redentor
la protección permanente:
muéstranos, Madre clemente,
las finezas de tu amor
VIII
Nunca tu mano ha negado
auxilio al menesteroso,
y en tu regazo amoroso
la paz y dicha ha encontrado:
En las horas del temor
a ti acude el delincuente:
muéstranos, Madre clemente,
las finezas de tu amor
IX
Extiende, oh Virgen, tu manto
sobre tu pueblo querido;
siendo por él protegido
libre estará de quebranto:
Canten siempre en tu loor
el justo y el penitente:
muéstranos, Madre clemente,
las finezas de tu amor

Himno de la Virgen de los Remedios
Virgen de los Remedios, luz y guía
del pueblo que Patrona te nombró
cuando Luis en Canava encontró
la perla más gentil de Andalucía.
Desde aquel venturoso y fausto día
 Jimena te consagra fe y amor
y el aire se perfuma del candor
que brota del clamor de su alegría

Virgen bonita
de los Remedios
Cánava hermosa
tú trono es,
siempre propicia
a socorrernos
eterna rosa
de nuestra fe.

Tu blanca ermita,
celeste trono,
tu agreste sierra
corona azul
y el verde plata
de tus olivas
manto bordado
con luna y tul.
 
Coplas a la Virgen de los Remedios

Jimena tiene un retiro
Cánava se ha de llamar,
la Virgen de los Remedios
debajo de la sierra está.

Tiene un paseo bonito
todo lleno de arbolado,
un arca llena de agua
y mi pilar con siete caños.

La ermita es primorosa
toda hecha de pintores
la Virgen de los Remedios,
que roba los corazones.

Virgen de los Remedios
de todo el pueblo eres la alegría
no podemos pasar
sin visitarte todos los días.

Virgen de los Remedios
de todo el pueblo tú te mereces
un manto bordado en oro,
Virgen Sagrada tú ya lo tienes.

Cuando traen a la Virgen
por la calle del Cerrillo
la Virgen baja llorando
dando suspiro
viendo a sus hijos.

¡Viva Jimena!
¡Viva mi pueblo!
¡Vivan mis hijos, juntos los veo!
Y nosotros con cariño
¡Viva la Virgen de los Remedios!


VEN MADRE DE LOS REMEDIOS

Todo el pueblo de Jimena
de hinojos ante tu altar,
viene a implorar tu clemencia,
viene a buscar piedad.
Remedio para el caído;
ayuda para el hogar,
que todos bajo tu manto
gocemos de tu bondad,
gustando de tus caricias
de corazón maternal.



Ven Madre de los Remedios,
reina en nuestro corazón,
que, aunque caigamos en culpa,
también sabemos de amor.



Como Madre de Jimena
nos donas tu corazón
compartes nuestras sonrisas
y alegras nuestra aflicción,
por eso todos tus hijos
al elevar su oración
te entregan toda su vida
al ritmo de una canción
que lleva oculta en sus notas
Delicadezas de amor.

Ven Madre de los Remedios,
reina en nuestro corazón, 
que, aunque caigamos en culpa,
también sabemos de amor.